Demostración
Diferencia entre Marketplace y Ecommerce: Cuándo elegir cada uno

Diferencia entre Marketplace y Ecommerce: Cuándo elegir cada uno


COMPARTIR

Twitter Share Link Facebook Share Link Linkedin Share Link

Aunque los consumidores a penas son capaces de distinguir entre unos y otros, lo cierto es que el mundo del comercio electrónico se divide en dos grandes grupos compuestos por plataformas diferentes: marketplace y ecommerce.

Cada uno de ellos funciona de una forma distinta y cuenta con su propio modelo de negocio. Los ecommerce son mucho más abundantes, pero los pocos marketplaces existentes ya son capaces de generar más de la mitad de las ventas que se producen en internet. 

En este artículo aprenderás las diferencias entre marketplace y ecommerce, cuáles son su ventajas y desventajas y cuándo tienes que decantarte por cada uno de ellos para mejorar tus ventas y escalar tu negocio.

Marketplace vs. Ecommerce

La principal diferencia entre un markerplace y un ecommerce, es que el primero es una plataforma diseñada para conectar una gran cantidad de vendedores con consumidores que buscan todo tipo de productos, mientras que el segundo es una página web en la que se venden productos de un único vendedor o marca a múltiples consumidores.

¿Quieres aumentar tus ventas en ecommerce?

Descubre cómo puedes aumentar tus conversiones hasta un +8,5% recuperando carritos abandonados.

Cada una de estas plataformas cuenta con sus respectivos modelos de negocio, representando cada uno de ellos diferentes ventajas y desventajas, que analizaremos en profundidad a continuación.

Qué es un marketplace

Un marketplace es una página web de comercio electrónico en la que se venden productos procedentes de diferentes vendedores (desde unos pocos comerciantes hasta miles o millones de vendedores, como ocurre en algunos de los marketplaces más grandes del mundo).

Por lo general, estas plataformas venden una gran cantidad de productos de todo tipo de categorías, ya que en muchos casos, aspectos como el almacenamiento de los mismos o los envíos son gestionados por el propio vendedor y no por el marketplace.

Los marketplaces se podrían comparar con centros comerciales, en los que encontramos diferentes tiendas, cada una procedente de una marca diferente, agrupadas en un único espacio. Es un lugar perfecto para los consumidores, que pueden encontrar todo tipo de productos en un mismo lugar.

Los marketplaces generan sus ingresos a partir de comisiones por cada venta que se realiza en ellos (normalmente rondando el 5-10%) o a través de suscripciones que tienen que pagar los vendedores para poder incluir sus productos en el marketplace. Amazon, eBay, FNAC… son grandes ejemplos de marketplaces.

Qué es un ecommerce

Un ecommerce, por su parte, es una página web de comercio electrónico en la que se venden los productos de un único vendedor o marca. La página web está creada y gestionada por la marca en cuestión. 

Por lo general, los ecommerce ofrecen una cantidad mucho menos de productos que un marketplace y suelen estar, en muchas ocasiones, centrados en nichos específicos. Por ejemplo, tiendas de disfraces, tiendas de artículos para mascota, tiendas de ropa… Todo ello artículos que podemos encontrar en un único marketplace. 

Los ecommerce generan sus ingresos a partir de cada venta que se realiza en la tienda online.

Las 7 diferencias entre marketplace y ecommerce

Más en detalle, las 7 diferencias principales que podemos distinguir entre estos dos modelos de negocio y venta online, son las siguientes:

Escalabilidad

La escalabilidad es una de las principales ventajas de los marketplaces frente a los ecommerce. 

Estas empresas no se ocupan de comprar y vender productos, sino de ser un intermediario entre cientos y cientos de vendedores/marcas y el consumidor final. Esto les permite contar con un menor riesgo financiero, incluir en su página web un mayor número de productos (normalmente miles) y centrarse en otros aspectos del negocio como la publicidad para aumentar el tráfico y la atención al cliente.

Como resultado, la escalabilidad es mucho mayor. Es por eso que hoy en día, entre los primeros puestos de las empresas que más venden en internet, encontramos mayormente marketplaces como Amazon o AliExpress.

Inventario y cantidad de productos

Los ecommerce están mucho más limitados en cuanto a esta escalabilidad, ya que pueden gestionar y ofrecer una menor cantidad de productos. Esto se debe a que tienen que ocuparse de todo el inventario y almacenamiento

Además, muchos de los ecommerce actuales están centrados en un nicho o sector específico (moda, tecnología, vehículos…) Por lo que la cuota de mercado a la que aspiran es limitada. A diferencia de los marketplaces, donde se pueden comprar productos de categorías muy diferentes entre sí.

Además, ellos no se ocupan de inventario y almacenamiento. Salvo en algunos casos. Por ejemplo, Amazon almacena productos de sus vendedores para garantizar envíos más rápidos a través de su red de logística.

Volumen de ventas

Como consecuencia de todo esto, los ecommerce suelen presentar un volumen de ventas mucho menor que los marketplaces, en la mayoría de los casos. 

Por lo general, los ecommerce obtienen más ingresos por cada venta generada, ya que todo el beneficio es para ellos. Los marketplaces, sin embargo, se llevan una comisión por cada venta que se produce en sus plataformas o mediante membresías de los vendedores. Por eso, necesitan un volumen de ventas mayor para generar la misma cantidad de ingresos que un ecommerce puro.

Confianza

La confianza es uno de los aspectos más importantes de cualquier tienda online. Si los consumidores no confían en el marketplace o ecommerce, no comprarán ningún producto.

Sin embargo, los marketplaces, al ser mucho más grandes y, por lo general, conocidos, juegan con ventaja en este aspecto. Eso es lo que demuestran las estadísticas.

El 67% de los consumidores confía a la hora de comprar productos en un marketplace, incluso si proceden de un vendedor al que no conocen de nada. Por eso, este tipo de plataformas son una gran oportunidad para pequeñas marcas que quieren vender productos online sin tener que invertir demasiado en publicidad, branding y diseño web con el objetivo de obtener la confianza por parte de los usuarios.

Mantenimiento y desarrollo

Los marketplaces son plataformas inmensas que engloban miles y miles de productos, registran una gran cantidad de pedidos y casos de atención al cliente, y generan un volumen de tráfico muy alto.

Por estos motivos, requieren de un trabajo mayor a la hora de asegurar el mantenimiento y el desarrollo de nuevas funcionalidades en la página web. 

Los ecommerce, por su parte, pueden exigir tareas de mantenimiento mucho más sencillas, dependiendo del tamaño de los mismos.

Marketing

A la hora de desarrollar una estrategia de marketing, hay que tener en cuenta que en ambos casos se busca atraer a clientes pontenciales que formen parte del público objetivo de la tienda online.

Sin embargo, es importante mencionar que los marketplaces tienen que centrarse no sólo en atraer compradores, sino también vendedores. Deben asegurarse de que cuentan con el número suficiente como para ofrecer una variedad considerable de productos, así como de que estos vendedores sean fiables, profesionales y ofrezcan artículos de calidad que respeten la ley.

Modelo de negocio

Como ya hemos mencionado, el modelo de negocio es diferente en los ecommerce y en los marketplaces. Mientras que los primeros obtienen sus ingresos a través de la ganancia que generan con cada venta (restando los costes de producto, marketing, etc.), los segundos se llevan una pequeña comisión por cada venta que se produce en sus plataformas.

En algunos casos, también pueden generar ingresos mediante cuotas mensuales que los vendedores deben pagar para poder vender sus productos en el marketplace y por publicidad. Por ejemplo, en Amazon, los vendedores tienen la posibilidad de pagar para dar más visibilidad a sus productos (que se muestren en las primeras posiciones, etc.)

Ejemplos de ecommerce y marketplace

Internet está lleno de ecommerces, por lo que no es necesario darte demasiados ejemplos para que te hagas a la idea.

Cualquier tienda online en la que se vendan los productos de una única marca (vendedor) es un ecommerce. Existen miles y miles: la tienda online de Apple, la tienda de Nike o de Adidas, etc.

Sin embargo, los marketplaces son un poco más difíciles de identificar. Son mucho menores en número y, en muchos casos, se trata de empresas que anteriormente eran ecommerce puros, pero que han decidio pasar a ser marketplaces para escalar su negocio. Por orden de popularidad, se podrían destacar:

  1. Amazon
  2. Ebay
  3. AliExpress
  4. MercadoLibre
  5. El Corte Inglés
  6. Carrefour
  7. MediaMarkt
  8. FNAC
  9. PcComponentes
  10. Rakuten
Diferencia entre marketplace y ecommerce

Así es, muchas empresas que, hasta no hace mucho, se dedicaban a vender sus propios productos, o a revender stock que compraban a diferentes marcas, ya se están abriendo al mundo del marketplace.

Históricos como El Corte Inglés ya permiten la posibilidad a otros vendedores de vender sus productos a través de la famosa página web de la empresa española. Lo hacen con el objetivo de incrementar ganancias y ofrecer una mayor cantidad de productos sin necesidad de invertir más en almacenamiento, gestión, etc.

Ejemplos de marketplace

¿Debería vender en marketplaces si ya tengo un ecommerce?

Esta es una de las principales preguntas que se hacen los responsables y dueños de tiendas online propias. ¿Es buena idea vender también mis productos en uno o varios marketplaces?

La respuesta suele ser, en la mayoría de los casos, un sí rotundo. La mayoría de marketplaces son extremadamente conocidos y cuentan con millones de usuarios y compras mensuales.

Más del 50% de las compras que se realizan en internet proceden de marketplaces como Amazon. Y eso, teniendo en cuenta que su número es mucho menor (existen unas pocas decenas). 

Vender en un marketplace puede ser un impulso perfecto para tu marca, tanto como para conseguir unas ventas extra como para dar visibilidad a tus productos y a lo que ofreces a los consumidores. 

Algunas de las principales ventajas de empezar a vender en marketplaces si ya tienes un ecommerce son las siguientes:

  • Aumento de las ventas: Tus productos serán comprados por más clientes.
  • Aumento de la visibilidad: Estarás mostrando tus productos en tiendas con millones de visitas mensuales.
  • Poca inversión: Empezar a vender en un marketplace requiere de poca inversión. Simplemente perderás una parte de los beneficios en cada venta (en función de la comisión del marketplace) o pagarás una comisión mensual/anual.
  • Simpe y sencillo: Una vez registrado, simplemente tienes que subir tus productos, imágenes y descripciones, y ya podrás vender.
  • Más confianza: Aprovéchate de la confianza que generan gigantes como Amazon o El Corte Inglés para vender tus productos con más facilidad. Especialmente útil para marcas nuevas o poco conocidas.
  • Mayor público objetivo: Muchos compradores online evitan pequeñas tiendas, para comprar siempre en aquellos marketplaces que ya conocen, principalmente Amazon. Por eso, si empiezas a vender ahí estarás abriéndote a una mayor cantidad de clientes potenciales. 
  • Facilitan la internacionalización: Muchos marketplaces están presentes en multitud de países, lo que te permite vender tus productos en otras partes del mundo sin demasiadas complicaciones.
  • Reducción de costes: Tendrás que invertir menos en aspectos como marketing, SEO, gestión de la página web, atención al cliente, etc. 

Como desventajas, se podría destacar que los consumidores no te pertenecen, por lo que no puedes fidelizar clientes ni utilizar estrategias como programas de fidelización, la competencia es feroz y, además, dependes en gran medida de un intermediario (que puede subir comisiones, costes o hacer cambios en cualquier momento).

Aún así, vender en un marketplace es una opción muy recomendable, siempre que no descuides tu propio ecommerce y que combines ambas estrategias

Los pocos casos en los que no se recomienda es en empresas de lujo (moda de lujo, por ejemplo) que quieran mantener cierto grado de exclusividad, así como en empresas cuyos productos requieran de un seguimiento y atención al cliente constante o compleja.

Los mejores marketplaces para aumentar ventas

Si estás pensando en dar el paso y lanzarte a vender tus productos en un marketplace, ten en cuenta que estos son los mejores que puedes escoger para aumentar ventas en ecommerce:

Amazon

El gigante del comercio electrónico es una de las primeras opciones que debes considerar. Cientos de millones de usuarios, visitas y miles de pedidos cada día. Se trata de la tienda online más grande y popular del mundo. Por lo tanto, un escaparate perfecto para tus productos.

A nivel de desventajas, se podría destacar el gran volumen de competencia que existe en la plataforma. Sin embargo, no pierdes nada por crear tu tienda en Amazon. Si tu marca y tus productos ya cuentan con cierto reconocimiento, no te costará demasiado empezar a generar ventas.

El precio de la suscripción mensual es de 39€ y las comisiones varían entre un 5 y un 20%.

Ebay

Aunque ha perdido cuota de mercado en los últimos años, Ebay sigue siendo una de las páginas más populares de comercio electrónico. 

Conocido también por sus subastas y las ventas entre particulares, cabe destacar que más del 80% de los productos vendidos en la plataforma son nuevos y cuentan con un precio fijo. 

Es más barato que Amazon, pero muchas marcas prefieren evitarlo para no verse relacionados con la mala reputación que se asocia con esta tienda online. Al ofrecer ventas entre particulares, abundan casos de estafas, ventas de imitaciones y falsificaciones, etc.

MercadoLibre

MercadoLibre se podría definir como el Amazon de Latinoamérica. Si quieres empezar a vender tus productos en los países que la componen o si tu negocio se encuentra en este territorio, no hay ninguna duda. Esta es la opción que debes escoger.

Con más de 100 millones de visitas mensuales en varios países (Argentina, México, Colombia, Perú…) y una gran confianza entre los usuarios, MercadoLibre es una opción segura a la hora de escoger un marketplace en el que vender tus productos.

MediaMarkt, FNAC, PcComponentes, Worten…

Si te encuentras dentro del sector tecnológico, te recomendamos darle la oportunidad a alguno de estos marketplaces. La competencia es mucho menor y lo tendrás mucho más fácil a la hora de atraer clientes potenciales a tus productos. 

Además, se trata de marcas muy bien establecidas, con reconocimiento y que cuentan con la confianza de los usuarios en aquellos mercados en los que operan.

¿Debería crear mi propio marketplace?

Llegados a este punto, son cada vez más los ecommerce que se plantean de convertirse en marketplace, cambiando de modelo de negocio con el objetivo de escalar las ventas. 

Se trata de un proceso en el que todos suelen ganar. Por un lado, el marketplace tiene la posibilidad de ofrecer más productos a sus clientes, tanto actuales como nuevos, y de obtener ingresos extra. Por el otro, los vendedores acceden a un nuevo canal de ventas en el que dar a conocer sus productos. 

Sin embargo, no se trata de una opción viable para todo tipo de empresas. Algunos requisitos serían los siguientes:

  • Contar con tráfico abundante, una posición establecia y con confianza por parte de los usuarios. Ya que debemos de aportarle una razón a los vendedores para que decidan ofrecer sus productos en nuestra tienda.
  • Capacidad de inversión: Para poder desarrollar todos los aspectos que pueda requerir el lanzamiento del marketplace y su buen funcionamiento, así como para trabajar el aspecto de atención al cliente.
  • Comercializar múltiples categorías de productos: Por lo general, los ecommerce que dan el salto al mundo de los marketplaces, ya se dedicaban a vender múltiples categorías de producto (Carrefour, FNAC, El Corte Inglés…) o, en su defecto, trabajaban un sector muy amplio, como el tecnológico, el de la decoración o el bricolaje (MediaMarkt, PcComponentes, Leroy Merlin…). Esto se debe a que, en caso contrario, sería extraño para el usuario adaptarse a los cambios. Por ejemplo, ¿te imaginas comprando tecnología en una reconocida tienda de ropa?

Ventajas de convertir un ecommerce en un marketplace

Si das el perfil y decides convertir tu ecommerce en un marketplace, estas son las principales ventajas que obtendrás:

  • Ofrecer una mayor cantidad de productos: Incluir más productos en una tienda online es una de los métodos más utilizados para aumentar las ventas. Sin embargo, esto implica aumentar la inversión en proveedores, almacenamiento y gestión. Si te conviertes en un marketplace, no será así. Podrás vender más productos simplemente atrayendo y trabajando a otros vendedores: desde marcas internacionales hasta locales, de todo tipo de productos.
  • Mantener un control total: A pesar de trabajar con multitud de vendedores, el marketplace es el que mantiene un control total y puede decidir en todo momento con quién trabaja y con quién no, en función de factores como la categoría de productos del vendedor, la calidad de los mismos, las opiniones de compradores, etc.
  • Recolección de insights: Vender más productos y convertirte en una tienda online mucho mayor te permitirá recolectar información sobre los hábitos, gustos y patrones de compra de muchos más consumidores. Esta es una de las claves del éxito de Amazon y de otros giganges, que les permiten ofrecer funcionalidades y recomendaciones basadas en datos reales.
  • Escala tu negocio: Por lo general, el salto de ecommerce a marketplace suele suponer un aumento considerable en el volumen de tráfico, ventas, facturación y beneficios. Beneficios que se pueden reinvertir para mejorar y crecer todavía más. Todo esto resulta en un negocio más potente.
  • Captar nuevos clientes y fidelizar a los actuales: Vender una mayor cantidad de productos te permite captar a nuevos clientes. Al mismo tiempo, también te ayudará a hacer que tus clientes actuales vuelvan a comprarte. Si ya te conocen y han tenido una buena experiencia, acudirán a ti también para comprar productos de otras categorías.
  • Te permite centrarte en aspectos más importantes y estratégicos. Al trabajar con múltiples vendedores, podrás dejar un poco de lado aspectos como la búsqueda y relación de proveedores o fabricantes, la gestión del stock y el almacenamiento, para enfocarte en partes clave de un negocio como la experiencia del consumidor, el marketing, la atención al cliente y la fidelización.

Conclusión

Aunque iguales a primera vista, los ecommerce y los marketplaces son negocios muy diferentes que varían mucho en cuanto a funcionamiento, ingresos, gestión y otros aspectos.

Esperamos que este artículo te haya permitido comprender a la perfección la diferencia entre marketplace y ecommerce, así como descubrir las ventajas y desventajas de cada uno.

Si cuentas con un ecommerce, ya sabes que empezar a vender tus productos en algún marketplace puede ser una forma sencilla de aumentar las ventas y captar nuevos clientes. 

Además, si dispones del suficiente reconocimiento, puede que convertirte en un marketplace sea una alternativa muy interesante si buscas escalar tu negocio y llevarlo al siguiente nivel.

¿Quieres aumentar tus ventas en ecommerce?

Descubre cómo puedes aumentar tus conversiones hasta un +8,5% recuperando carritos abandonados.

NUEVO ESTUDIO

ESTADÍSTICAS ECOMMERCE 2022

Un análisis de más de 150 millones de compras online para descubrir las principales estadísticas ecommerce, a nivel global, por industria y región.

2022 Ecommerce Stats and Trends Report

Damian Romero

Damian es el Inbound Marketing Specialist para España en SaleCycle. Cuenta con más de 3 años de experiencia en marketing digital, centrándose específicamente en SEO, Inbound Marketing y Publicidad online.