Demostración
¿Qué es el social commerce? Ejemplos + Guía

¿Qué es el social commerce? Ejemplos + Guía


COMPARTIR

Twitter Share Link Facebook Share Link Linkedin Share Link

Hoy en SaleCycle vamos a hablar de uno de los procesos más interesantes de cara al futuro del ecommerce. Si cuentas con una tienda online o trabajas para una marca, ya deberías estar utilizando el social commerce.

Esta técnica, consistente en vender tus productos a través de las redes sociales, puede hacerte ganar mucho dinero. De hecho, se considera como el ‘futuro dorado’ del comercio electrónico suponiendo, ya en la actualidad, un mercado que mueve casi 90 billones de dólares cada año y que no ha parado de crecer.

Sigue leyendo si quieres saber cuál es su definición, cómo funciona, cómo puedes empezar a implementar una estrategia de social commerce que funcione y ver algunos de los mejores ejemplos para inspirarte.

Qué es el social commerce

El social commerce es el proceso de vender y comprar productos en las redes sociales, sin necesidad de salir de las mismas. Es decir, el proceso de compra (visualización de producto, interés, consideración, checkout…) se realiza enteramente dentro de una red social (Facebook, Instagram, Snapchat…).

¿Quieres aumentar tus ventas en ecommerce?

Uno de nuestros expertos te explicará cómo puedes aumentar tus conversiones hasta un +8% recuperando ventas perdidas.

Es una de las tendencias más importantes dentro del mundo del ecommerce, especialmente desde la pandemia de Covid-19 (que potenció el número de compras online) y el lanzamiento en 2020 de Facebook Shops, una función que permite realizar compras de forma directa en las apps de Facebook e Instagram, dos de las redes sociales más utilizadas en el mundo.

Tanto es así que se estima que en el año 2021, tan solo unos pocos meses después del inicio de su utilización, un 64% de los usuarios ya habían realizado una compra a través de las redes sociales.

Por si fuera poco, su crecimiento ha sido tan sorprendente e imparable que los analistas afirman que el mercado y volumen de ventas generado por el social commerce se triplicará de aquí a 2025.

Social commerce vs. Ecommerce

Una pregunta que se repite con frecuencia a la hora de hablar de social commerce es: ¿cuál es su principal diferencia con el ecommerce tradicional?

La respuesta es sencilla. Mientras que en el ecommerce ‘tradicional’ las compras se realizan dentro de una página web o una app dedicada creada por el vendedor (marca, proveedor de servicios…), en el social commerce las compras se realizan dentro de redes sociales como Instagram o Facebook, sin necesidad de acudir a una tienda online.

De este modo, se integra el proceso de compra dentro de la experiencia de navegación en una red social, sin que el usuario tenga que interrumpir el proceso para ser redirigido a otra página web.

Ejemplos de social commerce

Si utilizas redes sociales con frecuencia, puedes encontrarte con ejemplos de social commerce de forma casi constante: anuncios de productos que puedes comprar directamente en la red social, tiendas de tus marcas favoritas, etc. Aquí tienes algunos ejemplos de social commerce:

Ejemplo de social commerce de Bimba y Lola
Qué es el social commerce

En este caso podemos ver la tienda de la marca Bimba y Lola en Instagram. Cuando accedemos al perfil de esta marca en la red social, como en el de muchas otras, encontramos un botón de ‘Ver tienda’ que nos permite visualizar algunos de sus mejores productos y comprarlos directamente sin salir de Instagram.

Ejemplo de social commerce en Facebook

Algo parecido ocurre en Facebook. Si entramos en el perfil de una marca, podemos encontrar un botón igual al que hay en Instagram que, del mismo modo, nos permite visualizar todos sus productos desde la página de Facebook y finalizar la compra sin salir de ahí.

Estrategia de social commerce

Recuerda que también es posible utilizar el social commerce para mejorar la eficacia de tus anuncios en redes sociales. En este caso, nos encontramos con un anuncio de pago de Snipes promocionando zapatillas Nike. Si hacemos clic en el botón de comprar ahora, podemos finalizar la compra en la tienda de Snipes en Facebook, sin necesidad de ser redirigidos a su ecommerce.

Ejemplo de social commerce en Instagram

Aunque es muy frecuente ver que el social commerce es utilizado por marcas de moda (porque les permite mostrar sus productos de una forma muy efectiva), lo cierto es que también podemos encontrar muchos retailers y marcas tecnológicas con tiendas en Instagram o Facebook. En este caso, vemos la tienda de Samsung.

Marketplace de Social Commerce

Por último, recuerda que el social commerce puede ser utilizado por casi cualquier marca o negocio, sin importar su tamaño e incluso por particulares. Facebook cuenta con su propio marketplace en el que cualquier persona puede vender productos. Estos marketplaces también forman una parte importante de lo que conocemos como social commerce.

Por qué deberías utilizar social commerce

Existen una amplia variedad de razones para empezar a utilizar el social commerce o comercio social si quieres vender más. Estas son algunas de las más importantes:

1. Difunde tus productos entre un mayor número de consumidores: Hoy en día, si no estás presente en las redes sociales, no existes. Al menos para una gran parte de los consumidores que visualiza marcas y productos en estos canales. Esto se aplica incluso a pequeños negocios.

El 50% de los consumidores afirma descubrir nuevas marcas en las redes sociales. Por eso, empezar a utilizar el ecommerce en redes sociales puede ser una gran idea para atraer a nuevos clientes.

2. Mejora la experiencia de compra: Para todos esos consumidores que te conocen a través de las redes sociales y que quieren echar un vistazo a tus productos, el social commerce mejora notablemente la experiencia de compra.

Los gestos, iconos y formas de interactuar son los mismos que encontrarás en Facebook e Instagram viendo contenido normal. Se pueden guardar productos como si fueran una publicación y el diseño es el mismo.

Por eso, los usuarios pueden realizar todo el proceso de compra de una forma mucho más cómoda y fácil.

3. La mejor forma de hacer que los Millenials y la Generación Z te compren: Ya no es un secreto para nadie que el canal en el que más presentes se encuentran los Millenials y la Generación Z son las redes sociales.

Por eso, si tu marca se dirige a este público objetivo o si quieres mejorar ventas y resultados entre los consumidores más jóvenes, amplificando también la visibilidad de tu marca, el social commerce es tu mejor opción.

4. El potencial de negocio es enorme: El potencial aumento en las ventas e ingresos que podemos conseguir gracias al social commerce es enorme. Ya hemos visto algunos de los datos que este tipo de compras online han conseguido en apenas 2 años desde su aparición.

Pero es que se espera que estas cifras se tripliquen en cuestión de 2 o 3 años más. El social commerce es una de las tendencias en comercio electrónico y no puedes dejarla pasar si quieres aumentar ventas en ecommerce.

5. Es barato y fácil de poner en marcha: Si sabes utilizar una red social, sabes hacer social commerce. La puesta en marcha es realmente sencilla y no requiere de una gran inversión. Por eso, es perfecto tanto para grandes marcas que quieran mejorar ventas como para pequeños negocios que quieran dar el salto a internet y empezar a vender productos sin complicarse demasiado con desarrollo web, programación, etc.

Las mejores plataformas para hacer social commerce

Llegados hasta aquí, ya estarás pensando en cuáles son las mejores redes sociales para hacer social commerce. A continuación, te mostramos las que han desarrollado algún tipo de solución especial para permitir la venta de productos dentro de sus plataformas:

Instagram y Facebook

Desde que Facebook (ahora Meta) lanzara allá por 2020 Facebook Shops e Instagram Shops, convirtieron sus dos redes sociales en las mejores opciones para realizar social commerce.

El funcionamiento de ambas plataformas es realmente sencillo. Funcionan como una página de negocio que podemos personalizar totalmente y a la que podemos añadir los productos que nos interesen, junto con su precio, imágenes, descripciones, etc.

Facebook gestiona las pasarelas de pago y el resto de elementos. En el caso de crear una tienda con Facebook o Instagram shops, esta se mostrará en nuestro perfil principal a través de un botón, como ya hemos visto en los ejemplos de social commerce.

Pinterest

Pinterest es una alternativa menos utilizada pero que puede llegar a ser realmente efectiva, especialmente para las tiendas online de ropa, ya que tenemos la posibilidad de compartir outfits o combinaciones (algo característico de esta red social) y añadir un enlace a cada uno de los productos utilizados.

De este modo, los usuarios pueden comprar los mismos artículos para imitar el outfit desde la propia red social, o ser redirigidos a la tienda online. Es una opción mucho más visual y creativa que Facebook e Instagram.

Ejemplo de social commerce en Pinterest

Snapchat

A finales de 2020, Snapchat lanzó una nueva funcionalidad llamada Perfiles de Marca. Desde estos perfiles, las marcas pueden compartir productos o combinaciones y mediante la función de ‘deslizar para comprar’ los usuarios pueden acceder a una tienda online integrada en Snapchat y desarrollada por Shopify.

El lanzamiento se realizó para unos pocos perfiles seleccionados, a modo de prueba y, poco a poco, se han ido aprobando cada vez más y más marcas. Debido a estos límites de accesibilidad, es ideal para grandes marcas, pero no para pequeños negocios.

El social commerce de CaixaBank

Si estás pensando en lanzar tu tienda en diferentes redes sociales, quizás te interese la plataforma de social commerce de CaixaBank.

Aunque no es una red social en sí, hemos decidido mencionarla porque es realmente útil a la hora de gestionar tus tiendas en diferentes redes desde un único lugar, además de permitirte gestionar los pagos de forma fácil.

Tipos de social commerce

Antes de ponernos manos a la obra, recuerda que existen diferentes tipos de social commerce. Por lo general, diferenciamos un total de 5:

  • 1. Marketplaces: Como el que encontramos en Facebook. Normalmente se venden productos de segunda mano que cualquier persona puede publicar, sin necesidad de ser un negocio o de dedicarse a ello. Recuerdan al funcionamiento de páginas como Ebay o Milanuncios, pero se integran dentro de una red social.
  • 2. Ecommerce nativo integrado en una red social: Meteríamos en este grupo a las soluciones de Facebook Shops e Instagram Shops, que son nativas y se integran dentro de la red social. Funcionan como un auténtico ecommerce dentro de la plataforma (se puede ver productos, rellenar formularios, realizar pagos…)
  • 3. Live Shopping: El live shopping consiste en vender productos en directo. Normalmente, se utilizan plataformas con YouTube o Twitch, aunque los Lives de Instagram también se han convertido en una forma muy popular de live shopping, especialmente en países asiáticos.
  • 4. Listas Filtradas: Se trata de listas de productos recomendados o filtrados, normalmente realizadas por un influencer o por algún experto en un sector, lo que le permite recomendar productos a usuarios con menor conocimiento. Se suele utilizar Pinterest para publicarlas.
  • 5. Compras en Realidad Aumentada (AR): Aún no está demasiado extendido, pero Snapchat ya está trabajando para convertirse en el líder de esta categoría. Consiste en probar productos mediante filtros. Este tipo de filtros son muy populares en esta red social, así como en Instagram.
Social commerce en Snapchat

Cómo vender más con social commerce

Por último, vamos a compartir contigo los pasos que debes llevar a cabo para poner en marcha una estrategia de social commerce que te ayude a vender más, así como algunos consejos imprescindibles. 

Identifica la red social adecuada

El primer paso es identificar la (o las) red social que vas a utilizar para hacer social commerce.

Como sabrás, no todas las redes sociales son iguales y no cuentan con el mismo tipo de audiencia. Además, la importancia también varía dependiendo del país. Por ejemplo, Snapchat no es muy popular en España, pero México se encuentra es uno de los países que más la utilizan.

Ten en cuenta tu público objetivo, especialmente aspectos demográficos y tipo de contenido que consumen para determinar que red social se corresponde mejor con tu marca.

Prepara tu estrategia de contenido

Recuerda que, en las redes sociales, todo se basa en el contenido. Lo que publicas y haces en estas redes debe estar alineado con tu marca y con tus objetivos de negocio.

Por ejemplo, si eres una tienda de ropa, publicar outfits, imágenes en detalle de las prendas que vendes o trabajar con modelos puede ser una gran idea. Si, en cambio, vendes productos tecnológicos, puede que un contenido un poco más informativo funcione mejor a la hora de vender artículos. 

Probablemente, este sea el paso en el que tengas que invertir más tiempo, esfuerzo y recursos. Siempre es una gran idea contar con la ayuda de un experto en Social Media o un Community Manager. Recuerda tener a tu público objetivo siempre en mente.

Asocia la plataforma con tu ecommerce

Si ya cuentas con un ecommerce o tienda online y no estás utilizando el social commerce para empezar a vender online, es importante que enlaces tu tienda en redes sociales con tu tienda principal.

De este modo, te aseguras de que no hay ningún problema de stock, productos agotados, tallas… También es importante seguir la misma línea en cuanto a imágenes de producto, descripciones, etc.

Implementa ‘pagos rápidos’

La experiencia de usuario debe ser impecable. Aquí, hay algunos aspectos que se escapan de nuestro control ya que están controlados o limitados por las propias Facebook e Instagram Shops. Aunque por lo general, la experiencia de usuario en estas plataformas es excelente.

Sin embargo, sí que hay algunos elementos sobre los que podemos actuar. Uno de los más importantes es la pasarela de pago. En él podemos utilizar botones de ‘Pagar con PayPal’ o ‘Pagar con Google Pay’ que permiten agilizar el proceso, ya que el usuario no tiene que rellenar datos de contacto ni introducir su tarjeta de crédito.

Este simple cambio permite conseguir un aumento en las ventas. Es una de nuestras técnicas favoritas para optimizar la tasa de conversión.

Aprovecha las plataformas de mensajería

Si utilizas Facebook Shops, puedes utilizar Facebook Messenger para interactuar con tus clientes, hacerles llegar promociones o informarles sobre cambios en sus pedidos.

Es una forma perfecta de mantener un contacto cercano con ellos y conseguir fidelizar clientes.

Las pruebas sociales son imprescindibles

En la medida de lo posible, debemos incluir las pruebas sociales en nuestra estrategia de contenido, especialmente si somos una marca poco conocida.

Cuando hablamos de pruebas sociales, nos referimos a reviews, opiniones, valoraciones de clientes que ya han comprado el producto, testimonios… Algunos como las reviews pueden incluirse en nuestra tienda en redes sociales. 

También podemos hacer repost cuando un cliente sube una foto con uno de nuestros productos, por ejemplo.

Empieza con tus productos más baratos

Por lo general, los productos baratos son los que mejor se venden en las redes sociales. Aquellos que se identifican dentro de la categoría de ‘compras impulsivas’ y que no suelen superar los 50-60€: accesorios tecnológicos, ropa, productos personalizables…

El cliente llega, ve el producto en tu perfil o en el de algún usuario que lo ha compartido, le gusta y lo compra en tan sólo unos minutos. 

Por lo general, cuando una compra requiere de un proceso de decisión más largo o complejo, el cliente tiende a volver más adelante y finalizar la transacción en la página web, ya sea por comodidad, confianza… Incluso en esos casos, el social commerce es un buen ‘escaparate’ para tus productos.

Trabaja con micro-influencers

Cuando hablamos de influencers, tendemos a pensar en perfiles famosos, con millones de seguidores y que cobran enormes cantidades de dinero por promocionar los productos de las mejores marcas.

Sin embargo, tendemos a olvidarnos de los micro-influencers. Perfiles con menos seguidores (entre 10.000-100.000) que pueden cobrar menos de 100€ por promocionar tus productos en su perfil.

Podemos encontrar, además, perfiles de nicho, lo que nos ayuda a segmentar. Por ejemplo, una cuenta que solo postea contenido sobre accesorios de gaming. Además, estas cuentas suelen contar con una base de usuarios que presenta un mayor engagement que los grandes influencers.

Aprovecha las plataformas integradas

Si quieres lanzar tu estrategia de social commerce en varias redes sociales al mismo tiempo, puedes aprovechar plataformas como la de CaixaBank, que te permiten gestionar todas tus redes sociales desde un único lugar. También te ayudan a la hora de gestionar los pagos y controlar los ingresos de tu tienda en redes sociales.

Conclusión

Como has podido comprobar, el social commerce es una estrategia bastante accesible y fácil de poner en marcha gracias a las soluciones y herramientas creadas por redes sociales como Instagram o Facebook, así como plataformas de terceros como la de Caixabank.

Además, es una de las principales tendencias en ecommerce. Su importancia en el mercado y el número de ventas que genera no para de crecer de forma exponencial año tras año.

Ya sabes qué es, cómo funciona y cómo ponerlo en marcha. Ahora, no dejes pasar esta oportunidad y, tanto si eres un pequeño negocio como si trabajas para una marca internacional, empieza a planificar tu estrategia de social commerce.

¿Quieres mejorar tu tasa de conversión?

Descubre cómo podemos ayudarte a incrementar tu tasa de conversión en ecommerte hasta un +8,5% con emails de carrito abandonado, remarketing por email y recuperación de ventas perdidas.

NUEVO ESTUDIO

Estadísticas y Estrategia Black Friday 2022

Un análisis de 409 millones de sesiones y compras online durante el Black Friday que te permitirá comprender el comportamiento del consumidor y crear una estrategia ganadora.

2022 Ecommerce Stats and Trends Report

Damian Romero

Damian es el Inbound Marketing Specialist para España en SaleCycle. Cuenta con más de 3 años de experiencia en marketing digital, centrándose específicamente en SEO, Inbound Marketing y Publicidad online.